La acusan de asesinar a su novio: en un audio, ella había “anticipado” el crimen

0
678

«¿Que yo le hago algo a Juan? Sí, ¿sabes qué? Estoy re loca. Re loca estoy. ¿Y sabes qué? Si le tengo que revolear lo que sea por la cabeza, se lo voy a revolear. Pero nada, fíjate igual ¿Dale? Quedamos así». El audio se lo envió Sofía Ávila (24) a una ex de su novio, Juan Manuel Francisco Padrón (40), quien terminó asesinado en Río Gallegos.

El mensaje de WhatsApp demuestra la violencia con la que se manejaba Ávila con su pareja, tal como había denunciado la familia de la víctima. La joven fue detenida por el crimen

Sofía y Juan Manuel llevaban un año conviviendo tras haberse conocido en Puerto Madryn. Pero la convivencia no era la mejor. Según la familia del hombre, ella lo agredía constantemente hasta que todo terminó de la peor manera: los indicios conducen a que, después de una discusión, lo mató de tres puñaladas. Padrón se desangró y murió a los pocos minutos.

La joven fue trasladada en las últimas horas a un centro de salud mental, por lo cual se va a demorar su declaración indagatoria, que ya se suspendió una vez.

“Aún está en estado de shock y dice que no se acuerda nada de lo que pasó”, dijo su abogado defensor y por eso se decidió que no declare. Su estrategia es demostrar la inimputabilidad de la mujer.

Juan Manuel murió en los primeros minutos del sábado pasado en la casa que compartía con su pareja. El día anterior había cobrado su sueldo en la municipalidad (era colaborador del bloque de concejales de la Unión Cívica Radical) y decidió salir por la noche con su Sofía.

Fueron a cenar a una parrilla, después al casino y luego a un boliche a tomar unos tragos. Algunos testigos revelaron que Sofía se encontraba en estado de ebriedad al llegar a la parrilla.

Cerca de la medianoche regresaron a la casa. Hubo una discusión. Y Sofía le acertó tres puñaladas a Juan Manuel. Una de ellas resultó fatal.

Pese a las agresiones, Padrón minimizaba siempre las cosas ante su familia y nunca las denunció. Las alertas sobre el trágico final llegaron varias veces. Una de ellas cuando él llegó a la casa de su madre con una profunda herida en su brazo. La joven le había pegado un botellazo.

“Yo creo que esa herida fue en el brazo porque mi hermano se defendió para que no le pegue en la cabeza. Lo pudo matar antes”, dijo Marcela, hermana de la víctima, cuya abogada es Jovita Vivar.

En enero de este año volvieron a irse de vacaciones a Puerto Madryn luego de una de tantas reconciliaciones. Allí Juan Manuel también fue agredido. Esta vez en la espalda.

Para los amigos, Juan Manuel tenía una relación «tóxica» con su pareja, que trabajaba como maquilladora, peluquera y manicura. Y muchos le aconsejaron que la dejara. Porque además, según algunos testimonios, ella salía con otros hombres. Pero Juan Manuel nunca escuchó esos consejos.

La joven tiene una hija de 7 años que actualmente vive con una de sus ex parejas. Juan Manuel era papá de una nena, de 8 años, también producto de otra relación. “Vamos a pelear por ella para que se haga justicia. Se quedó solita. Estaba todo el tiempo con Juan. Todos estamos devastados”, finalizó Marcela.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí