Hace 51 años la llamada “Tragedia de los Andes” sacudía al mundo

0
132

Fue el 13 de octubre de 1972. Ese día un vuelo de la Fuerza Aérea de Uruguay, con 45 personas a bordo, se estrelló en la cordillera de los Andes, en la provincia de Mendoza.

El avión se dirigía a Chile y trasladaba, entre otras personas, a los integrantes del equipo uruguayo de rugby Old Christians.

El accidente causó 29 muertes y solo 16 pasajeros lograron sobrevivir a la tragedia, hasta que fueron rescatados, entre el 22 y 23 de diciembre.

El accidente se transformó en una historia de supervivencia. El mundo entero estaba expectante ante la duda respecto a si había o no sobrevivientes. El paso de los días hacía que esto se torne cada vez más difícil.

Es que aquel 13 de octubre de 1972 tuvo lugar una de las catástrofes aéreas más dramáticas de la historia, y hoy es trágicamente recordada porque quienes lograron sobrevivir. Recuerdan y comparten esos recuerdos en distintas charlas, libros, películas.

Claro que lo peor y más trágico fue que, precisamente para sobrevivir, tuvieron que alimentarse de los cuerpos de las personas fallecidas en el accidente. Visto a lo lejos es lógico pensar que otra alternativa no tenían.

Aquel 13 de octubre de hace 51 años el avión despegó del aeropuerto de Montevideo. Todo parecía normal, pero las malas condiciones climáticas obligaron a los pilotos a cambiar el plan de vuelo.

Fue así que aterrizaron en el aeropuerto de Mendoza y al día siguiente y si bien la previsión meteorológica no había mejorado mucho, los dos pilotos decidieron despegar.

El trayecto era corto pero complicado, ya que requería un ascenso muy rápido para salvar la altura de la cordillera andina y, una vez superada esta, descender deprisa para poder alcanzar sin contratiempos la pista de aterrizaje.

Los pilotos volaban de manera instrumental, aunque solo se veían nubes. Cuando creyeron que habían logrado salvar los elevados picos de los Andes empezaron el descenso, pero al recuperar la visibilidad se dieron cuenta de que en realidad estaban volando a escasos metros de las cumbres nevadas.

El avión se estrelló. Primero se rompió un ala y después la otra. El impacto partió el avión en dos. La cola, junto con los pasajeros que iban sentados en esa parte del avión, fue despedida a centenares de metros. Todos fallecieron debido al choque. La parte delantera del avión se deslizó a toda velocidad por la ladera helada de la montaña hasta detenerse bruscamente.

Quienes sobrevivieron aún no imaginaban todo lo que tendrían que vivir hasta, 72 días después, ser hallados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí