Los primeros cálculos de resultados agrícolas 2023/2024 favorecen la secuencia trigo/soja y maíz de primera

0
127

Con la llegada de las lluvias, los productores vuelven a concentrar su atención en el plan de siembras; con precios inferiores a los del ciclo anterior, la toma de decisiones debe ser más precisa

Finalmente llegaron las lluvias y aunque todavía no son todo lo abundantes que los agricultores quisieran, permiten poner nuevamente la atención en el plan de siembras de la campaña 2023/2024. Los precios esperados a cosecha también son menores a los de principios de año, pero dan la posibilidad de obtener rentas atractivas. Los primeros cálculos muestran ventajas de la secuencia trigo/soja y maíz de primera sobre la soja como único cultivo en la zona núcleo.

El mejor margen neto en esa región vuelve a ofrecerlo la rotación trigo/soja, con US$462 por hectárea en campo alquilado, si se consideran los precios a cosecha de mediados de semana del Matba-Rofex y los rindes de un año normal. El costo total de ambos cultivos asciende a US$1368 por hectárea, según muestra la plataforma agbi.com.ar.

Le sigue el maíz, con US$305 por hectárea si se alcanzan 105 quintales por hectárea. El rinde para cubrir los costos es de 85 quintales por hectárea y el costo de implantación, protección, cosecha y alquiler suma US$1335 por hectárea.

En último lugar se ubica la soja de primera, con un margen neto de US$113 por hectárea si se obtienen 40 quintales por hectárea. El rinde de equilibrio es alto: 36 quintales por hectárea. Su mayor ventaja es el menor costo para el agricultor (US$1093 por hectárea).

Sur de Buenos Aires

En la zona Mar y Sierras se repite la secuencia trigo/soja en primer lugar, con un margen neto estimado de US$295 por hectárea, según la plataforma, si se alcanzan 47 quintales por hectárea de trigo y 12 de soja. El costo total en campo arrendado es de US$1070 por hectárea.

No muy lejos se ubica el maíz de primera, con US$268 por hectárea si se obtienen 80 quintales por hectárea; el rinde de indiferencia es de 63 quintales. Tercero se ubicaría el girasol, con US$161 por hectárea de margen neto, si se cosecharan 26 quintales por hectárea. El rinde para cubrir los costos de este cultivo es de 21 quintales cuando se considera un precio de US$374 por tonelada.

La soja volvió a quedar en último lugar, con US$96 por hectárea de margen neto si se logra un rinde de 28 quintales por hectárea en la zona. El costo del cultivo es de US$768 por hectárea y el rinde de indiferencia, de 24 quintales.

La secuencia cebada/soja no luce, principalmente por el bajo precio de la primera: US$190 por tonelada. Promete un margen neto de US$89 por hectárea, con un costo total de US$1054 por hectárea.

Finalmente, hay que considerar que los cálculos presentados constituyen una “foto” actual de los resultados agrícolas esperados. Su vigencia está sujeta a los vaivenes propios del mercado y a la evolución del clima por su efecto sobre los rendimientos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí