Luis Agote, el médico argentino cuyo descubrimiento salvó millones de vidas y donó su hallazgo a la humanidad

0
164

Encontró un método para conservar la sangre y evitar la coagulación. Su trabajo dio la vuelta al mundo, posibilitó hacer transfusiones sin la necesidad de que sean directamente de dador a paciente y salvó vidas durante la Primera Guerra Mundial. Su descubrimiento fue clave, a tal punto que se negó a patentarlo y lo cedió en beneficio del mundo. Un día como hoy hace 68 años la noticia de su muerte no tuvo la trascendencia que se merecía

 

Luis Agote fue un médico que descubrió el método de conservación de la sangreLuis Agote fue un médico que descubrió el método de conservación de la sangre

Los Agote eran una familia numerosa y de buen pasar económico. Su padre, el catamarqueño Pedro Francisco, había sido diputado nacional y ministro de Hacienda, y su madre, Quiteria García Sedano era una chilena que dedicó su vida a criar a ocho hijos.

Luis Agote había nacido el 22 de septiembre de 1868 en la ciudad de Buenos Aires, hizo la escuela primaria en un colegio inglés y la secundaria en lo que hoy es el Colegio Nacional de Buenos Aires. Luego se graduó de médico en la Universidad de Buenos Aires en 1893 con la tesis “Las hepatitis supuradas”.

Al año siguiente fue nombrado Secretario del Departamento Nacional de Higiene y luego director del Lazareto que funcionaba, desde la época de la epidemia de fiebre amarilla, en la isla Martín García. Llegó a ser jefe de sala en el Hospital Rawson y desde 1915 hasta 1929 se desempeñó como profesor titular de Clínica Médica.

Luis Agote, junto a sus colaboradores y al equipo médico del Hospital RawsonLuis Agote, junto a sus colaboradores y al equipo médico del Hospital Rawson

En 1895 se casó con María Robertson Lavalle, la hija de un expedicionario al Desierto. Tuvieron cinco hijos.

En 1911 fundó el Instituto Modelo de Clínica en el Hospital Rawson, que se convirtió en un centro de investigació y estudio, gracias a fondos que él consiguió. El grave problema sobre cómo recuperar la sangre que perdían los pacientes desvelaba a los investigadores al mismo nivel que lo hacía el combate de las infecciones, que cobraban miles de vidas.

En esos tiempos las transfusiones se realizaban directamente de dador a paciente porque no existía un método que pudiese conservar la sangre. Fue su preocupación desde que comenzó a estudiar cómo parar las hemorragias en pacientes hemofílicos. Aseguran que Agote estaba íntimamente comprometido en la búsqueda de una solución a la cuestión de la sangre porque en su familia había un integrante que sufría de hemofilia.

Te puede interesar: La desconocida epopeya de los médicos que fundaron el Hospital Argentino de París durante la Primera Guerra Mundial

Primera transfusión de sangre citratada: Hospital Rawson, 9 de noviembre de 1914Primera transfusión de sangre citratada: Hospital Rawson, 9 de noviembre de 1914

Primero experimentó junto a su colaborador, el laboratorista Lucio Imaz Apphatie en el diseño de recipientes especiales. Sometieron a la sangre a distintas temperaturas pero el líquido, ante la sola exposición del aire, se coagulaba. Hasta que Agote probó con agregarle citrato de sodio, que es una sal derivada del ácido cítrico presente, por ejemplo, en el limón.

Guardó la mezcla y pasadas dos semanas comprobó que la sangre no se había coagulado. Y en el mismo sentido, vio que el citrato de sodio era perfectamente eliminado por el organismo. Comenzaron experimentando transfusiones con perros entre razas diferentes y no observaron rechazos.

El método de Agote fue descripto en todos los medios de comunicación. El médico incluso inventó aparatos para las transfusionesEl método de Agote fue descripto en todos los medios de comunicación. El médico incluso inventó aparatos para las transfusiones

De la misma manera, él mismo se inyectó sangre mezclada con citrato de sodio y comprobó que su organismo no acusaba ninguna reacción adversa.

Era el momento de hacer una transfusión entre humanos.

La primera prueba la hicieron el 9 de noviembre de 1914 con el portero del Instituto Modelo de Clínica Médica, que funcionaba en el Hospital Rawson, Ramón Mosquera, quien fue el donante, internado en la cama 14. El doctor Ernesto Merlo supervisó la técnica que fue exitosa.

El 15 de noviembre de 1914 se realizó una demostración a las autoridades. Enrique Palacios, Intendente Municipal; Epifanio Uballes, rector de la UBA; Luis Güemes, decano de la Facultad de Medicina y Baldomero Sommer, Director General de Asistencia Pública fueron los testigos de la transfusión.

La paciente era una pálida parturienta que “esperaba con gran temor, lo que ella supusiera cruenta operación”, según la crónica de la época, que recibió 300 cm3 de sangre que le habían extraído de su brazo derecho al carpintero del Instituto, señor Machia. La sangre donada estaba en un recipiente –posteriormente bautizado como “Aparato modelo Profesor Agote”, inventado por el médico- donde se mezcló con el citrato de sodio al 25% y luego se la inyectaría a la mujer. A los tres días, la paciente recibió el alta.

Te puede interesar: La “prehistoria” del SAME: carros a caballo, guardias de médicos y una demora máxima de 4 minutos

El médico visto por el dibujante Málaga Grenet, de la revista Caras y CaretasEl médico visto por el dibujante Málaga Grenet, de la revista Caras y Caretas

Días después sería el turno de Casimiro Bobigas, que estaba internado en el Rawson. Los donantes fueron Francisco Méndez y Ramón Más, según lo consignó la revista Caras y Caretas.

El mismo día de la transfusión mandó la noticia al diario La Prensa y la buena nueva fue replicada por el New York Herald. Fue un descubrimiento mundial.

Agote no quiso patentarlo. Eran los tiempos donde miles morían diariamente en las trincheras de Europa en la Primera Guerra Mundial, y el médico lo cedió a todos los países que en ese momento estaban en guerra, porque sabía que ayudaría a salvar millones de vidas. Lo comunicó a los medios de prensa, a los embajadores de los países involucrados y a las revistas médicas internacionales.

El médico publicaría, ese mismo año, el trabajo “Nuevo método sencillo para realizar transfusiones de sangre”.

Hubo intentos de profesionales de otros países en adjudicarse la primicia del hallazgo. Albert Hustin, de la Academia de Ciencias Biológicas y Naturales de Bruselas, y Richard Lewisohn, del Mount Sinai Hospital, de Estados Unidos, mantuvieron una larga polémica con Agote, ya que ellos también estaban trabajando en el mismo sentido.

Recibió innumerables reconocimientos. La Universidad de Buenos Aires lo distinguió como profesor honorario y la Academia Nacional de Medicina lo nombró miembro honorario. Chile lo condecoró, en 1916, con la Orden al Mérito.

Fuera de su actividad como médico y profesor, en 1912 fue Comisionado Municipal del Partido de General San Martín y dos veces diputado nacional por el Partido Conservador. Sus proyectos más recordados son la creación de la Universidad Nacional del Litoral, la anexión del Colegio Nacional de Buenos Aires a la UBA y un Patronato para menores abandonados. Fue el inspirador de la ley 10903, que sacó de las cárceles a niños detenidos por delitos menores. Fue autor de varios libros, como Nerón, los suyos y su épocaAugusto y Cleopatra, Ilusión y realidad y uno de relatos autobiográficos Mis recuerdos.

El 13 de noviembre de 1954 llegó a la ciudad de Buenos Aires la urna con las cenizas del suizo Aimé Félix Tschiffely, quien entre 1925 y 1929 con los caballos Gato y Mancha en una antológica travesía había unido Buenos Aires y Nueva York. Ese día la ciudad fue pura fiesta.

El día anterior, Agote había fallecido en su casa de la calle Rodríguez Peña al 1900, exactamente 40 años después de su descubrimiento. La noticia de la desaparición del padre del método de conservación de la sangre, posibilitando que millones salvasen sus vidas, compitió en espacio en los diarios, que dedicaron varias páginas a la celebración gaucha de recepción de los restos del suizo. Su familia tuvo que ingeniárselas para que el cortejo fúnebre sortease las calles cortadas y el cementerio bloqueado.

Había muerto quien, en forma totalmente desinteresada, había cedido a la humanidad su descubrimiento que hizo una diferencia crucial entre la vida y la muerte.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí