Grave denuncia de violencia policial: 11 jóvenes fueron heridos con balas de goma luego de una fiesta en Escobar

0
7

Una fiesta privada realizada por adolescentes en la localidad de Loma Verde terminó de forma brutal. De acuerdo a la denuncia de los jóvenes que participaban del festejo, efectivos de la Policía bonaerense irrumpieron en la casa con disparos de balas de goma que dejaron al menos 11 heridos; algunas de las víctimas tuvieron que ser hospitalizadas.

El momento de máxima tensión se produjo alrededor de las 6 en una vivienda ubicada en la calle Nigromante al 400 entre Los Tilos y Los Aromos. Los incidentes arrancaron en el momento del cierre del festejo, donde los asistentes del encuentro se estaban despidiendo. En ese marco, dos jóvenes discutieron y pelearon en el portón del domicilio.

Según los testigos, la intervención policial se desencadenó para disuadir la gresca, pero todo fue para peor. Lejos de aquietar y contener la situación, la respuesta de los agentes de la Policía bonaerense provocó una espiral de violencia y descontrol.

Paula Palacios, la madre de uno de los jóvenes organizadores de la fiesta, había visto la escena de la pelea de los dos jóvenes, pero les había planteado que se turnaran para salir de la casa, cada uno por su lado, a fin de evitar una riña. “Voy al fondo de la casa para que bajen la música, y cuando vuelvo hacia adelante los dos chicos se habían peleado, pero uno de los dos estaba en el piso sangrando. Había aparecido un patrullero, con una mujer policía, que le pegó un tiro a uno de ellos para separarlos”, relató en diálogo con radio Con Vos.

“El pibe estaba desangrándose y la mujer policía no se hacía cargo para llevarlo a ningún lado. Ante la desesperación, los chicos reaccionaron con lo que tenían en la mano para frenarla, porque ella había sacado la camioneta arando (para irse). Casi nos pisa a todos”, siguió Paula. “En esa desesperación, saco mi camioneta a mitad del portón, levanto la mirada y había unos 20 policías armados tirando sin parar, sin mediar palabra. Se pusieron en fila, en línea, tirando a mansalva. Yo levantaba las manos para que frenen y no podía”, agregó la mujer.

Represion policial en Escobar a jovenes en una fiesta privada
Uno de los jóvenes con heridas de bala de goma, a la altura de la cabeza

El ataque quedó registrado en el teléfono celular de uno de los asistentes. En esas imágenes, a uno de los jóvenes que estaba en el suelo se lo observa gritando y llorando, con manchas de sangre y heridas en el abdomen. “Ayudame”, exclama uno de los afectados en el video. De fondo, se escuchan disparos de otros patrulleros que habían llegado al lugar.

El blanco eran los chicos. A mí no me dieron ningún tiro. Se metieron adentro de mi casa, fueron atrás de mi patio. Los pusieron a todos en posición fetal, les patearon y pegaron tiros en la cabeza y en el abdomen”, indicó Paula.

Una de las víctimas de las balas fue Joaquín González (18), quien recibió un disparo en su ojo derecho por parte de uno de los uniformados. “Me tiró de frente, a unos seis metros de distancia, sin dar la voz de alto, ni nada. Sentí el impacto de una, fueron segundos”, le dijo al diario El Día de Escobar. “Me metí a la casa agarrándome la cara, porque me sangraba mucho. Me fui hasta el fondo y ahí me encontré con dos oficiales, que me pidieron que me tire al piso. Yo lo hice, pero igualmente me seguían gritando y diciendo de todo. Yo les pedía por favor que llamen una ambulancia, que estaba perdiendo mucha sangre, y uno de ellos me pateó la cabeza y me dijo que me calle la boca. Después vino otro y me pateó también”, reconstruyó.

Represion policial en Escobar a jovenes en una fiesta privada
Jóvenes con impacto de heridas en el rostro y el abdómen

Además de González, según la propietaria de la casa, uno de los jóvenes baleados tiene “comprometido un testículo” por el accionar policial y otro herido tuvo “ocho disparos en la cabeza”, algo que reflejan las imágenes que trascendieron del hecho.

“Esta policía golpeó la puerta de mi casa a patadas. Tengo colchones agujereados, tengo las paredes de mi casa toda baleada. Mi hija de 8 años se tuvo que meter debajo de los colchones. Era una fiesta familiar, de amigos y chicos del barrio disfrutando un momento de adolescencia y terminó en un desastre”, describió Paula en la entrevista radial.

La investigación judicial sobre el operativo quedó a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción de Delitos Complejos de Zárate-Campana, a cargo del fiscal Martín Zocca, y tomó intervención la Dirección de Asuntos Internos de la Policía Bonaerense. Las víctimas comenzaron a dar sus declaraciones esta mañana: los policías que participaron ya fueron identificados, según confirmaron investigadores del caso a este medio.

Represion policial en Escobar a jovenes en una fiesta privada

SEGUIR LEYENDO

Ataque al edificio del Grupo Clarín: ya tienen los rostros de los nueve agresores y ahora buscan identificarlos

Muerte en una comisaría de San Clemente: la defensa pidió otra autopsia y el fiscal tomó una curiosa decisión

Los extensores, la clave para capturar a uno de los sospechosos del crimen del referente social de La Matanza